El Líder conectado en el entorno VUCA

En el entorno VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo), la presión y las exigencias sobre los líderes de las organizaciones se incrementan de forma exponencial cada día. En este entorno de alta presión, el líder comprometido se siente responsable, se sobre exige y se apoya en su extraordinaria competencia de orientación a resultados, para resolver desde la soledad los múltiples retos que afronta. La mejora continua, innovación, reducción de costes, optimización es lo prioritario. Hacerlo mejor que el competidor y más rápido es la fórmula del éxito y el triunfo. ¿Dónde quedan las relaciones?

El directivo se encuentra en la soledad tomado decisiones con limitada información y con poco tiempo para la reflexión y el análisis. Tampoco hay tiempo para las conversaciones de calidad. Todo se habla rápido y corriendo. Muchos no confíain en el beneficio de conversar y compartir. Aún teniendo tiempo para ello, eligen no compartir. Algunos reconocen que “las conversaciones me ralentizan, y muchas veces la discrepancia se transforma en conflicto y mal ambiente”.

El líder en el contexto VUCA, necesita hacerse nuevas preguntas, retar su forma de pensar y tomar múltiples perspectivas antes de tomar una decisión. Esto solo es posible en relación con otros, en conversación. Ver mi última entrada sobre el CEO en el contexto VUCA.

Liderazgo es la relación. La relación es la conversación

Las relaciones y las conversaciones son un elemento fundamental. Pablo Tovar, socio fundador de AddVenture lo apunta de manera brillante en su último post. Una de las competencias clave es la empatía “La esencia de la empatía es el respeto y el interés genuino por el otro”. Es esencial ver a los demás como fuente de enriquecimiento de uno mismo. Los demás me hacen mejor, y a la vez, estar disponibles para que ellos aprovechen nuestro talento para crecer y ser mejores. Este intercambio es clave para el liderazgo en el entorno VUCA.

Otra gran frase de Pablo en el post referenciado, “El liderazgo en VUCA exige auténtica conexión emocional con los demás, y sin empatía ese vínculo es sencillamente imposible”.

A muchos directivos les aterra dicha conexión profunda. ¿Por qué? Porque requiere intimidad. Requiere dejarse ver y ser proactivo en abrirse y dejar que los demás me conozcan en mi totalidad, en mis claros y en mis sombras. Visten su miedo a conectar con los demás con sofisticadas estrategias de evitación. “No hay tiempo”, “no aportará valor”, “no se entenderá”, “saldrán conflictos y discrepancias que nos delinearán…” ¿Suena familiar?

Entonces, ¿Cuáles son los actitudes y competencias en las que sobresalen los líderes extraordinarios en su forma de estar en relación con los demás en el entorno VUCA?

Las 7 actitudes clave de las relaciones enriquecedoras (Basadas en el modelo de las relaciones de encuentro del Coaching Dialógico del IDDI. Universidad Francisco de Vitoria. Gracias por vuestra inspiración!) son:

  • Presencia Plena
  • Apertura creativa
  • Respeto
  • Generosidad
  • Confianza
  • Asombro
  • Responsabilidad

A la vez que las describimos reflexiona sobre en qué medida están presentes en tus relaciones, y cuáles suponen un reto para ti.

Veamos la primera de ellas y quizás la fundacional y más importante.

Presencia Plena

  • Es estar en el momento sin tener la mente en otro lugar. Implica total atención y consciencia en el presente.
  • Es la actitud del líder de ponerse en juego por completo. Es estar aquí y ahora para el otro al servicio de la relación. Actúo desde quien soy, no quien creo que debo ser para ganarme tu confianza o estima.
  • Es la actitud de no quedar atrapados en nuestras expectativas, juicios y diálogos internos. Me relaciono contigo por quien eres, no desde quien me gustaría que fueses o quien me sería más cómodo que fueras.
  • Es la actitud que nos lleva a ser auténticos con valentía, a tomar posturas difíciles y a tratar con apertura los temas necesarios para mantener la vitalidad en la relación. Es ser directo incluso en los asuntos delicados. Compartir suposiciones y brindar feedback al momento es presencia plena.

La representación de una relación entre líderes en presencia plena es lo que llamamos el 100%-100%. No significa yo aporto el 50% de lo que soy y lo que dispongo, y tus aportas el otro 50%.

Las relaciones sinérgicas se basan en que los dos mostramos nuestro 100%, sin esconder ni dejar nada atrás. Cuando confiamos en los demás, lo aportamos todo: si lo hacemos los dos expandimos la relación y las posibilidades.

Un líder en VUCA es un potenciador de relaciones porque sabe que es único camino hacia la efectividad de su liderazgo. No podemos hacerlo solos. Nos necesitamos los unos a los otros.

Muchos líderes aportan a las relaciones un 150%, se fuerzan para dar constantemente sin saber recibir. Su valía reside en lo que aportan. “Cuanto más pongo más valioso soy”. El otro queda sin espacio, con un sentimiento de desequilibrio, con la frustración de no poder aportar, con el sentimiento de “no le hago falta, se vale por sí mismo”. Este es pues, un liderazgo basado en relaciones pobres e insostenibles.

Otros, lideran desde la máscara de la competencia profesional. Invierten mucha energía en esconder lo que consideran que de ser descubierto dañará su imagen. No muestran vulnerabilidad, no piden ayuda y se esfuerzan en esconder sus sentimientos y miedos. No está presente toda la persona, solo esa parte que me interesa aportar. Creamos un espacio de miedo a la autenticidad y la naturalidad y deshumanizamos la empresa. La desconfianza y desconexión crecen, minando la calidad de las conversaciones y las relaciones.

En el entono VUCA, la calidad de nuestras relaciones define la efectividad de nuestro liderazgo. ¿Cómo es tu nivel de presencia en tus relaciones clave? ¿Qué estás ofreciendo a los demás ahora? ¿Qué estás guardando? ¿Qué evitas en tus relaciones? Seguiremos en próximos posts analizando las actitudes del líder altamente efectivo.

Hasta pronto.

Daniel

 

8 Comments

  • Rocio

    19th octubre 2017 at 10:11

    Me ha encantado, como siempre.
    Destaco la frase “Actúo desde quien soy, no quien creo que debo ser para ganarme tu confianza o estima.” Creo que es desde la autenticidad y desde la valentia desde donde más crecemos las personas y las organizaciones.
    Mantengamonos autenticos 🙂

    Responder
    • Daniel Poch

      19th octubre 2017 at 15:42

      Muchas gracias Rocío. Coincido al 100% contigo, ser auténtico y sentirte en integridad contigo mismo es la base del bienestar interno y de la creación de relaciones sanas y empoderadoras a nuestro alrededor. Gracias por aportar!!

      Responder
  • Raul Sanchez

    22nd octubre 2017 at 11:09

    Dani, gracias por esta reflexión tan necesaria en estos momentos de incertidumbre… me quedo con “cómo” gestionar la vulnerabilidad de las opiniones y en el impacto o percepción que puede llegar a tener el interlocutor si no hay una conversación abierta.

    Responder
  • Camila Bennett

    31st octubre 2017 at 15:16

    Hola Dani,
    Gracias por tus palabras que como siempre inspiran.
    La presencia plena, ser auténtico seguramente son fundamentales para las otras características del líder nombradas, como por ejemplo el respeto, la confianza, la responsabilidad.
    Mucho de lo que nos cuentas en este artículo es también aplicable en la familia… y nos llama a reflexionar como padres: cómo la presencia plena en la relación con nuestros hijos es también la base para el respeto, la confianza y la responsabilidad.
    Saludos,
    Camila

    Responder
    • Daniel Poch

      31st octubre 2017 at 15:34

      Camila brillante aportación. Sin duda la familia y nuestros hijos es un campo fundamental. Estar presentes para ellos y educarles en la importancia de la presencia y la creación de relaciones ricas y sostenibles es todo un reto. La tecnología y el miedo a mostrarnos (la intimidad) hacen hoy más que nunca fundamental trabajar en esta dirección con los más jóvenes. Gracias Camila por tus aportaciones. Tengo ganas enormes de trabajar juntos en unas semanas!

      Responder

Deja un comentario