Necesitamos tu contribución!

Vivimos estos días momentos convulsos a nivel social, económico, político, personal. Se percibe en muchas personas y colectivos frustración, ansiedad e inseguridad sobre el futuro que nos depara. Por mi pertenencia a CTI, empresa americana de San Rafael (California), muchas conversaciones con colegas se centran alrededor del triunfo de Trump en las recientes elecciones norteamericanas. Muchos de ellos llevan días respondiendo a la pregunta ¿Qué está pasando? ¿A qué fenómeno responde esto? Creo que no hay que ir tan lejos para ver que algo está ocurriendo. Fenómenos políticos totalitarios, populistas extremistas emergen con fuerza en Europa. Fenómenos migratorios y guerras en el Mediterráneo. Violencia en nuestros vecindarios.

No existe desde mi punto de vista un único factor o una respuesta sencilla. Son múltiples los factores, complejos y escurridizos por el gran número de variables y ambiguos los planteamientos. La respuesta para mi tiene mucha relación con el liderazgo.

Una vía de exploración y conversación clave en este sentido proviene de la complejidad

Creo que muchos no sabemos como responder a este momento de transición histórica para la humanidad. Nos asusta no saber el cómo actuar, nos abruma no tener certezas y entonces hacemos una huida hacia delante refugiándonos en aquellos que declaran y afirman con vehemencia que tienen certezas.

Identifican claramente nuestro enemigo, nos prometen que bajo su sombra estaremos más seguros y prosperaremos, es entonces cuando caemos en el engaño y aceptamos la manipulación como verdad. Pero a los pocos días este mensaje pierde fuerza, se diluye y no vemos el efecto que esperábamos. Es entonces cuando se mina la confianza en otros, en nosotros y a nivel social. Dejamos de creer. Ya no crees nada, ni en nadie. Ya no hay resorte al que agarrarse. ¿Dónde está el resorte o punto de referencia?

Ahora es importante prepararnos, entrenar nuestra mente para avanzar y sentirnos dueños de nosotros mismos y de nuestras vidas aprendiendo a vivir en la incertidumbre (mira esta entrada en el blog de hace unos meses)

foggy-mist-forest-trees-42263

Esta situación social de frustración y ansiedad también se da en las empresas

Las personas vivimos en un mundo empresarial sin autoridades que nos den la certeza. Los que creen tenerla o no son conscientes de que en realidad no la tienen o se engañan, nos engañan, se manipulan y manipulan a otros.

La referencia y mapa la encontrarás mirándote en el espejo. El punto de referencia está en cada uno de nosotros.

El foco y la determinación para encontrar el camino que tiene sentido está en tu interior

Tu Propósito, tu responsabilidad y tu intención alumbran el camino. Es el momento de asumir el liderazgo, decidir tomar las riendas y no dejarse llevar por cantos de sirena.

El contexto no lo podemos cambiar. Pensar en cambiar a otros es muy pretencioso. Lo que si está a tu alcance y depende de ti buscar y descubrir tu interior.

  • ¿Qué me mueve?
  • ¿Cuál es la contribución que deseo realizar?
  • ¿Qué es importante para mi?
  • ¿Qué me ha enseñado al vida que es importante?
  • ¿Para qué me ha preparado la vida?

Estas son las preguntas de liderazgo. Las preguntas clave! Solo el hecho de estar presentes, quedarse con estas preguntas y experimentar con ellas sin tratar de responderlas nos despejan el camino. Disipan la niebla y nos revitalizan.

Numerosas investigaciones nos muestran que lo que nos da vida es sentirnos útiles para otras personas. Viktor Frankl, con su experiencia vital y sus publicaciones, El hombre en Busca de sentido confirma esta hipótesis. Es una tendencia humana; Todos necesitamos ser necesitados por alguien. Esto no es apego a ser querido o estar sujeto a la estima de los demás.

  • Cuando se le pregunta a las personas su nivel de felicidad y satisfacción con la vida, los que hacen regularmente algo por los demás son significativamente más felices que aquellos que no lo hacen.
  • En otra investigación realizada en Alemania, los que buscan como poder servir a los demás declaran sentirse más felices que los que no creen no sirven a nadie. Altruismo y alegría van de la mano.

Entonces, ¿Qué puede estar haciendo que dolor e indignación crezcan en nuestros círculos? Quizás es el sentimiento de que no contamos; no vemos que estemos realizando una aportación significativa. Sentirse visto y sentir que estamos contribuyendo es más significativo que la riqueza material. Aquí entra en juego el liderazgo y la cultura de liderazgo de las empresas. Pasamos la mayor parte de nuestra vida en el trabajo. Los líderes y directivos pueden marcar la diferencia.

Cuando las personas nos sentimos superfluos se nos destruye el alma y nos drenamos. O nos revelamos y luchamos por ello o nos apagamos siendo víctimas del sistema. Nos aislamos y sufrimos emocionalmente.

¿Qué podemos hacer? La respuesta no es colectiva. Es personal

El primer paso es tomar la decisión de querer servir, sentirse útil y aportar. Cada día hay muchas oportunidades de servir y sentirse útil. Aquellos que hoy tienen el privilegio de ser responsables de equipo o interactuar con muchas personas pueden hacer mucho por ellos mismos y por los demás. La pregunta es ¿Cómo puedo contribuir? ¿Qué quiero ofrecer? La respuesta…en tu interior. ¿Qué me mueve? ¿Para qué me ha preparado la vida?

Todos tenemos algo con lo que contribuir. Todos tenemos unos superpoderes que podemos poner en juego para sentirnos vivos, felices y útiles. De esta forma activamos la brillantez de los demás, que se sienten a su vez útiles y necesitados por alguien. ¿Activas la cadena de liderazgo? ¿Eres limitador o activador?

Si te comprometes a poner en práctica los valores personales que habitan en tu interior y enfocas las situaciones como un oportunidad a tu servicio de hacer tu contribución, estás enfocando hacia tu felicidad y la de los demás. Esta es la certeza que todos buscamos y sirve a todos

Esta es la responsabilidad del líder. Todos somos líderes. Todos tenemos la responsabilidad de hacer nuestra contribución. Buscar oportunidades de servir y defender lo que tiene sentido y sirve a todos es una práctica a disposición que la debemos hacer práctica. Y tú ¿qué eliges?

Lo que nos une no son las ideas, los pensamientos o los planteamientos que adoptamos ante las situaciones. Lo que nos une es la creencia compartida de la importancia que tiene la compasión, la dignidad humana y la intrínseca utilidad de todos y cada uno de nosotros. Si todos estamos presentes, activos y comprometidos en hacer nuestra contribución, las organizaciones, equipos y personas no se sentirán invadidos por la confusión, el miedo y el desazón. En esta atmósfera será más difícil que el manipulador, autoritario e irrespetuoso pueda sobrevivir.

Esta es tu oportunidad para sentirte vivo y contribuir. Si te fijas con atención, a tu alrededor hay un hambre fiera y universal por ser necesitado. La propuesta es: trabajemos juntos por construir una sociedad que de respuesta a esta necesidad haciendo participes a todos.

Liderazgo es tomar la decisión de contribuir aportando nuestro auténtico SER ¿contribuyes?

 

 

 

13 Comments

  • Alex Díaz

    25th noviembre 2016 at 16:31

    Muy bueno el artículo. Ya nos iría muchísimo mejor si cada uno sacara el verdadero yo que lleva dentro, compartir entre todos para cambiar y evolucionar la sociedad es esencial hoy día

    Gracias por tu dedicación

    Responder
  • Ximo

    25th noviembre 2016 at 16:38

    Muy acertada encuentro tu observación y reflexión Dani.
    Y en la misma línea de acción que describes, quisiera sugerir para los que sienten que han superado ese proceso inflamatorio de las ideas que produce «ideología», y que por ello se sienten más conscientes, inmunes, y ligeros de equipaje, la importancia ¡ahora! de estar activos y sobre todo humildes, para ponerse al lado, y aportar claridad a los demás.
    Gracias.

    Responder
  • Pedro Rubio

    25th noviembre 2016 at 20:27

    Hola Dani,
    Coincido contigo en que una de las necesidades más básicas que compartimos todos los seres humanos es la necesidad de contribuir al bienestar de otros.
    Y también coincido en que no es lo importante lo que nos separa sino las estrategias que elegimos para satisfacer lo importante, nuestras ideas al respecto, los juicios y evaluaciones que hacemos unos de otros y la culpabilización y proyección hacia afuera de las cosas que nos resulta difícil gestionar adentro.
    Siempre que pensamos en contribuir pensamos en hacer cosas afuera, con otros o para otros, pero hay una forma de contribución que está muy cerca, muy a nuestro alcance y es la contribución desde dentro. Trabajar nuestra claridad, nuestra serenidad, nuestra paz interior, nuestra compasión y nuestra honestidad es una de las mayores contribuciones que podemos hacer a las personas que nos rodean y a la sociedad en general.
    Un abrazo y hasta pronto

    Responder
    • Daniel Poch

      26th noviembre 2016 at 10:36

      Sabias palabras Pedro. El trabajo hacia dentro es el que muchas veces dejamos para el final y es el punto de inicio. Gracias por leer el blog y hacer tu aportación generosa compartiendo tu sabiduría.

      Responder
  • Lita

    26th noviembre 2016 at 11:07

    Hola Dani, muchas gracias por tu inspirador articulo.
    Mi respuesta a la contribución es poner mi energia humildad, honestidad y aprendizaje al servicio de los jovenes que son los lideres del futuro. Creer que desde la tierna adolescencia ellos tambien quieren contribuir al mundo de forma activa y pueden ser motores de transformación desde el conocimiento de su interior. Liderar desde dentro hacia fuera. Prepararse para llevar a las organizaciones nuevas miradas.

    Un abrazo

    Responder
    • Daniel Poch

      26th noviembre 2016 at 12:27

      Gracias Lita. Los adolescentes y jóvenes son muy importantes.
      Ya están haciendo una gran contribución y tenemos mucho que aprender de ellos. Ya son motor y son inspiradores.
      Con más atención, apertura y espíritu colaborativo con los adolescentes sería más fácil superar los retos que tenemos planteados.
      Que importante y necesaria es tu labor y dedicación Lita. Un abrazo fuerte!

      Responder
  • Josemi

    27th diciembre 2016 at 10:15

    Articulo muy interesante. Sin lugar a dudas el buen funcionamiento de un equipo es un reflejo de la atmosfera en que se encuentra el mismo y el lider debe saber gestionar las posibles inclemencias o conflictos, para evitar las turbulencias y volver al anticiclón.

    Responder
    • Daniel Poch

      5th enero 2017 at 16:39

      Gracias Josemi! la gestión de ambientes es clave. El papel del líder es fundamental. Por ejemplo en la gestión de conflictos. Además en los equipos dónde el liderazgo es mostrado por todos los miembros del equipo esto supone un gran avance!

      Responder

Deja un comentario