Liderazgo integrativo: Un nuevo mindset

Estar hoy en una posición de liderazgo implica afrontar complejas y múltiples demandas que en muchas ocasiones son contradictorias. Muchos directivos buscan desesperadamente como elegir la respuesta correcta.

¿Cuál es la demanda que debo responder? ¿Cuál debo descartar? Este es el error fundamental que nos lleva al error.

Liderar hoy implica abrazar paradojas, utilizar el “si y…” y no descartar ninguna demanda, sino encontrar el curso de acción que incluya el valor de las múltiples contradicciones

Las paradojas estratégicas son dilemas que esencialmente no pueden ser resueltos.

Los directivos hoy afrontan grandes tensiones entre las necesidades de corto plazo y las de largo plazo (eficiencia y rentabilidad/Innovación), entre la integración global y los intereses locales y entre los Propósitos sociales de interés para la Comunidad y las presiones financieras.

En estos momentos estamos en AddVenture acompañando a una gran Compañía multinacional del ámbito de la salud en su proceso de transformación muy significativo liderado desde los Headquarters. La tensión entre la integración a nivel mundial y la armonización de estrategias, iniciativas, planes y procesos que conlleva, y a su vez, los intereses y particularidades locales se manifiesta cada día en múltiples situaciones. Los managers, Senior Managers y Directores afrontan brutales dilemas cada día, al igual que todos lo colaboradores.

El equipo directivo, para vivir mejor en el este entono volátil, incierto, complejo y contradictorio necesitan hacer un cambio de mindset

Un mindset más complejo, inclusivo, co-creativo y optimista. En concreto, significa pasar de una mentalidad para tomar decisiones de “o A o B” a una forma de pensar “las dos/y”. para ello deben abrazar la inconsistencia y el cambio en lugar de perseguir la estabilidad. En la toma de decisiones y al hacer las elecciones de liderazgo significa promover las paradojas y encontrar cursos de acción que unan las aparentes contradicciones.

Una lectura muy recomendable sobre el pensamiento integrador es el libro The Opposable Mind de Roger Martin de la Harvard Business School Press. El libro nos permite ver que características tiene esta mentalidad integradora necesaria para liderar organizaciones en este entorno complejo e incierto.

Lo que lleva a los directivos a responder ineficazmente ante las paradojas es la tendencia a defender su perspectiva, recogiendo información del contexto que la refuerza y a descartar aquellos modelos que les son contrarios.

magic-cube

Tendemos a pensar que lo que nosotros vemos es la realidad. Esta tendencia de reforzar nuestros modelos nos dificulta las elecciones ante dos modelos o perspectivas que son contradictorias. La tendencia es determinar cual es la correcta, la real y descartar la incorrecta, la irreal. Entonces empezamos nuestra campaña contra la opción incorrecta.

Al descartar esta perspectiva por errónea, perdemos todo el valor que podría aportar si la pudiésemos sostener y decidir con los dos modelos en mente. Cuando esto ocurre en un Comité de Dirección, surgen las batallas de egos, los ataques y las defensas, la fragmentación y el posicionamiento.

Estamos tan apegados a nuestras ideas y a mantener el control, que la discrepancia y contraste de ideas se colapsa con el ataque y el contra ataque personal.

¿El resultado?

Fuga de energía, desconfianza, y reacciones que dañan el objetivo común y a las personas. En definitiva, ponen en peligro al equipo, la organización y la sociedad.

Parece indudable que con perspectivas más amplias, abrazando los opuestos podemos encontrar los cursos de acción sostenibles, útiles y que aporten bienestar a todos. ¿Estás listo para actualizar tu mindset?

La pregunta clave aquí es el “Cómo”. ¿Cómo hacer la transición de un mindset resolutivo de paradojas a un mindset integrativo? En AddVenture llevamos ya algunos años usando una herramienta y una metodología que permite a la alta dirección hacer esta evolución. Es el Global Leadership Profile y el Aprendizaje Vertical. Si deseas saber más acabamos de publicar un ensayo que recoge nustra experiencia sobre ello.

Trabajando de con estas potentes y contrastadas metodologías hemos conseguido facilitar la evolución de mindset de un gran número de directivos. Este trabajo, que requiere de altas dosis de coraje, disciplina y perseverancia les lleva a integrar tres patrones fundamentales a la hora de liderar las Compañías en ambientes turbulentos:

Patrón 1: Separan los modelos y perspectivas de la realidad. Modelos y realidad son cosas distintas

Esto les permite analizar los diferentes modelos y demandas contradictorias sin elegir o descartar ninguno de los que están en juego. Este esperar, frenar el impulso por elegir rápido les permite explorar las tensiones entre las distintas demandas e intenciones y elegir los elementos críticos entre las toneladas de información para poder generar un mejor modelo que aúne el valor de las perspectivas en tensión. Por tanto, mejoran en la gestión de sus impulsos, se toman el tiempo necesario y eligen las mejores decisiones.

El avance en esta dirección les permite vivir mejor su rol y responsabilidad y disfrutar navegando en estas aguas. ¿He escrito disfrutar? Si, así es, has leído bien…algunos incluso disfrutan en el caos y promueven los ambientes contradictorios.

Patrón 2: Rechazan las soluciones a medias y la mediocridad

Si las opciones no son suficientemente buenas, las descartan. Es decir, si no responden a las necesidades de los múltiples stakeholders en el tablero, entonces esperan, no eligen aún. Esto permite llevar a la organización a mejores y más responsables modos de respuesta, integrando necesidades y creando ambientes de trabajo responsables, creativos e integradores a los que todos deseamos pertenecer.

También suben el listo de las personas que trabajan con ellos, potencian el talento y hacen que los equipos y las personas no aporten menos de lo que es potencialmente posible para ellos. Crean a su alrededor una atmósfera de equipo dónde unos a otros se exigen y se mantienen co-responsables unos a otros.

Como derivada de ello el siguiente patrón de pensamiento:

Toman la responsabilidad por encontrar una decisión satisfactoria para todos

No se dejan levar por las prisas y las presiones del entorno. Piensan “Estoy viendo un solución intermedia, no suficientemente satisfactoria, porque no lo he reflexionado lo suficiente, no lo estoy viendo con la amplitud necesaria o no lo estoy mirando de la forma más creativa posible”.

El mensaje principal que se repiten y que expanden es “No elijas ahora, piénsalo de otra forma!”

Todo el mundo puede decidir y operar con una mentalidad de exclusión (o esto o lo otro). Tomar decisiones con esta mentalidad no es suficiente en en entono de complejidad actual. La alta dirección requiere sistemas operativos más complejos e integradores.

¿Preparado para convertirte en un líder con visión integradora?

Que tengáis buena semana!

Deja un comentario