Lideres conscientes

La palabra Mindfulness (consciencia o atención plena) está estos días muy en boga en el ámbito del liderazgo. Una de las capacidades o habilidades más correlacionadas (si no la que más) con la efectividad del liderazgo es el conocimiento de uno mismo y la gestión emocional.  El liderazgo consciente es sumamente importante en el ámbito social, geo-político y empresarial. En éste último, es el requisito fundamental para transformar los negocios hacia un capitalismo consciente. Pero, ¿Qué significa ser un líder consciente?
Muchos libros hablan de ello y la práctica del mindfulness aparece por doquier. El libro Conscious Business de Fred Kofman es un imprescindible. También hace unos días re-leía un libro muy inspirador, Mindful Leadership de María Gonzalez. Uno encuentra verdaderos tesoros navegando por la biblioteca de Kindle! También recientemente mi compañero Enrique Simó, y su hermano Guillermo han publicado un libro extraordinario que os recomiendo, 8 Estrategias de Mindfulness para potenciar tu autoliderazgo

.

Los líderes conscientes muestran un comportamiento coherente y consistente en cualquier situación. Generan confianza, con lo que tenrlos cerca en este entono tan complejo y volátil (VUCA) es siempre una garantía. Son líderes magnéticos que todos deseamos tenerlos en el equipo. Las demás personas saben que pueden esperar de ellos con claridad. En mi experiencia como Coach ejecutivo trabajando con altos directivos, aquellos que sobresalen en su rol, son líderes plenamente conscientes. ¿Qué destacaría de ellos que les hace ser tan atractivos?
 
  • Están presentes. Esta es la cualidad más importante y a la que no se le suele prestar atención. Nuestro impacto depende en gran medida de la presencia. Hoy no es nada fácil estar con atención plena, estar presente. Algunos directivos están enganchados al pasado, a sus logros y premios de ayer, o a los objetivos y planes de futuro para ellos o sus equipos. Otros están re-viviendo errores pasados y atados a sus miedos. El líder consciente, está presente y plenamente enfocado en el aquí y el ahora. Esta habilidad o talento les permite leer la realidad al completo y captar lo que ocurre en su interior y en el contexto en el que están, en el exterior. Liderar conscientemente significa percibir que ocurre en nuestro mundo, entender la circunstancias  y decidir responder en coherencia con nuestros Valores, Intenciones y Propósito. en definitiva les permite ser responsables (respons-able, tener la habilidad para responder con efectividad en cualquier momento).

 

  • Son conscientes de su impacto. Son líderes que actúan con los ojos bien abiertos y tienen curiosidad por conocer su impacto. Son capaces de estar en la acción y al mismo tiempo observarse desde la distancia. La habilidad de auto-observación desde la distancia les permite modular y adaptar su comportamiento para alinear su intención con su impacto y conseguir la máxima efectividad en su liderazgo. Un componente fundamental de la consciencia es la consciencia de uno mismo.  Los lideres que son conscientes de si mismos se plantean regularmente cuestiones como ¿Por qué estoy pensando lo que pienso? ¿Qué creencias y miedos dirigen mis conclusiones y mi percepción de la realidad? ¿Qué dirige ahora mi comportamiento? ¿está funcionando? ¿Está mi impacto alineado con mi intención?

 

  • Se muestran calmados. Trabajan y actúan a un ritmo y velocidad que les permite captar los detalles y las sutilezas. Saben que en términos de efectividad como líderes “lo lento es rápido”. Gestionan su emociones de forma excelente y no se dejan arrastrar por las demandas y exigencias muchas veces contradictorios de su entorno. De esta forma pueden acceder a su inteligencia al completo y no hacen entrar a los demás en pánico. Son capaces de no dejarse engullir por el torbellino en el que viven en el mundo de los negocios. No se aceleran por lo que viene de fuera, no reaccionan, sino que responden según creen que tiene sentido hacerlo para ellos según el rol que desempeñan y la contribución que desean realizar.

 

  • Están enfocados. Son muy efectivos dirigiendo su atención hacia donde es clave dirigirla para ser efectivos ellos y sus equipos. Hacen lo mismo con sus equipos y las organizaciones a las que sirven, facilitan foco en medio de la tormenta. No se enfocan en lo que no pueden gestionar, y no dedican un segundo a lo que no es productivo ni positivo para ellos ni para el conjunto. Esta capacidad de enfocar la atención les hace sobresalir en la ejecución. Daniel Goleman tiene un libro brillante en este sentido, FOCUS. Goleman habla de tres puntos de dónde el líder consciente enfoca su atención, en si mismo, en los demás y en el contexto o la situación presente. Tener equilibrio en estos tres puntos de atención es fundamental. La falta de atención en uno mismo lleva la desorientación y pérdida de responsabilidad. La falta de atención en los demás nos conduce a la insensibilidad y a la creación de relaciones que empobrecen. Por último la falta de atención en el contexto nos provoca ceguera y alta probabilidad de errar en la toma de decisiones y la ejecución.

 

  • Muestran claridad en la toma de decisiones. En medio de la tempestad, tienen clara su Visión y saben el por que actúan como lo hacen y cuál es su intención. Escuchan su voz interior y están conectados con su intuición. Es posible para ellos identificar más opciones y recursos disponibles al disfrutar de claridad mental y sosiego necesario para no saltar reactivamente hacia la primera respuesta disponible. Se dan tiempo para valorar y elegir mejor entre las opciones disponibles. Están conectados permanentemente con lo que es importante a pesar de la tensión o la dificultad que entrañan algunas decisiones. Cuando les veo navegar con tanta claridad en martes revueltos me recuerdan a un Samurái, exquisitos en la acción tomando en consideración todas las variables que entran en juego.

 

  • Son ecuánimes, aceptan lo que hay sin resistencia. No se engañan, aceptan lo que está presente y desean responder y actuar ante lo que ocurre. Lo que veo en ellos es que están en paz con ellos mismos. Son líderes responsables incondicionalmente, no buscan excusas, ni culpables. Siempre están preparados para actuar y tomar riesgos. Nos les da miedo lo que ven, saben que pueden responder a cualquier situación que sobrevenga.

 

  • Son positivos, optimistas. Son líderes que confían en si mismos, en los demás y en la vida. Esta actitud les permite tomar riesgos porque saben que tienen capacidad de recuperación. Otro musculo clave y necesario en el liderazgo actual. Veo en ellos una mentalidad de abundancia en contraste con la mentalidad de suficiencia o escasez. La mentalidad de abundancia y el optimismo les permite conectar con el entusiasmo para afrontar retos. Acceden a una fuente de energía extra a la que no acceden los que siempre ven el vaso medio vacío. Los que siempre ven los problemas, todo es negativo conectan con los retos desde la obligación y el disgusto. Ellos mismos se complican la vida y desempoderan a los que tienen alrededor. Los optimistas atraen y emiten buena energía, y repulsan aquellos que deciden vivir en la desesperanza, apatía, pesimismo y negatividad.

 

  • Son compasivos. Son capaces de conectar con su humanidad y su vulnerabilidad. Ello les permite conectar con los demás y aceptar errores y perdonar. Pueden convivir con lo imperfecto, el caos y el desorden. Para poder acceder a la compasión es primordial gestionar bien las emociones en tu interior. Los que lo consiguen, son líderes maduros y excelentes en el manejo de sus emociones. Especialmente en los momentos retadores y cuando las cosas no salen como se espera o está previsto. No viven con el espíritu de la crítica y la penalización a los demás, ni al juicio severo con si mismos. Analizan con calma y distancia sana suficiente para reconocer que puede ser mejorado y como recuperarse a si mismos y a los demás frente a los desencuentros y las frustraciones. Los líderes compasivos entienden la naturaleza humana y saben influenciar a los demás para conectar con su mejor versión.

 

  • Son impecables. Son impecables de palabra y acto. Aquí para acabar hablamos de integridad y coherencia. Suele ser uno de los ingredientes más difíciles de conseguir mostrar. Sus palabras son intencionales, no muestran verborrea o discursos vacíos reactivos para quedar bien o solventar la papeleta. Son excelentes en lo que dicen, respetan su palabra y sus compromisos y no pierden el control. Si en algún momento se equivocan, lo reconocen y se disculpan sin dilación.

Tu intención se pone de manifiesto a través de las palabras. Lo que sueñas, lo que sientes y lo que realmente eres, lo muestras por medio de las palabras. Pero son como una espada de doble filo: pueden crear el sueño más bello o destruir todo lo que te rodea.

Miguel Ruiz. Los Cuatro Acuerdos.

En definitiva, creo que esta lista de 8 fortalezas que muestran los líderes extraordinarios es un buen punto donde fijar la atención: Nos pueden ayudar a tener una referencia de líder mindful ideal. La intención que sostengo para mi es moverme cada día hacia esta visión para vivir mejor y contribuir a que los que me rodean vivan mejor también. ¿Te apuntas? Lo que si creo es que nunca seré perfecto y alcanzaré un punto de maestría para siempre. Lo que si deseo es cada día ganar un segundo más en el que me vea actuando como un líder consciente (mindful). Espero os ayuden estas palabras a activar buenas reflexione sobre vuestro liderazgo e impacto en 360º, y detectar que debéis continuar haciendo (mantener), qué debéis dejar de hacer y que deseáis empezar a hacer!

8 Comments

  • Alex Díaz

    26th enero 2018 at 09:55

    Buenos días Daniel,

    Que enriquecedor es leerte a cada artículo que publicas.

    La verdad, es que para poder llegar a actuar de manera consciente en las 8 fortalezas que indicas y otras, quizá no bastarían dos o tres años de práctica. Casi, casi, que la habilidad y en consecuencia actitud, que se precisa me atrevo a decir que debiera de venir heredada de por vida, entrenada desde el entorno familiar, desde la realidad social en la que se ha vivido y apuesta por uno mismo en esa orientación en esfuerzo permanente y así, poder ser consciente desde una forma de vida, donde el PULIR para mejorar sea la constante, ejerciendo la nueva teoría en práctica diaria, para continuar con esa forma de vida y ser, como evolución a los nuevos tiempos….. “Que la actitud sea siempre el resultado de nuestros actos” y no al revés y que no falte nunca la voluntad.

    Muchas gracias, leeré el imprescindible entonces… Conscious Business de Fred Kofman

    Un afectuoso saludo
    Alex Díaz

    Responder
    • Daniel Poch

      26th enero 2018 at 16:49

      Buenas tardes Álex. Como muy bien dices, desarrollar estas capacidades no es nada fácil. Este es el motivo de que el liderazgo extraordinario sea tan escaso. La actitud con la que afrontamos los retos marcan la diferencia. Creo que el libro de Fred Kofman te encantará. El capítulo 2 habla de esta actitud diferencial, él lo llama “responsabilidad incondicional”. Me encantará conversar contigo sobre ello en cuanto tengamos ocasión!

      Responder
    • Daniel Poch

      27th enero 2018 at 15:49

      Gracias Jorge, que alegría saber de ti de nuevo. me intención era resumir al máximo las competencias del líder Mindful. Quizás es el blog más largo que he escrito aunque he intentado que fuese lo más sintético posible. Nos vemos pronto.

      Responder
  • Camila

    28th enero 2018 at 22:17

    Gracias Dani nuevamente por lo que escribes… tus palabras ayudan a tomar conciencia sobre algunos de los temas que como líderes debemos tener presentes y no debemos dejar de trabajar. Por suerte son cualidades en las que es siempre enriquecedor profundizar. La primera, “estar presente” es maravillosa y es una de las cualidades que me encanta ejercitar ya que es increíble lo que uno aprende de uno mismo, de las situaciones que se viven y de los demás con el simple echo de ESTAR PRESENTE.
    Gracias nuevamente… nos vemos pronto.

    Responder
    • Daniel Poch

      29th enero 2018 at 16:23

      Hola Camila, me encantan siempre tus enriquecedoras aportaciones. La presencia es de suma importancia y surge del compromiso y la voluntad de contribuir. Vivir en el presente y estar activo y a disposición de servir e involucrarse en lo que ocurre a tu alrededor. Ser disciplinados en mantener estas 8 competencias es fundamental. Un abrazo y nos vemos pronto!

      Responder

Deja un comentario