Navegando las corrientes de la Maestría ¿te atreves a meterte en los rápidos?

La maestría en el liderazgo no es un proceso simple y rápido encontrando cuáles son nuestros valores y fortalezas. Muchos programas de desarrollo de liderazgo o procesos de coaching se quedan en desvelar y conectar a la persona con lo que es importante para ella. Una vez descubierto y enfocado, el coach o el facilitador, impulsa al cliente a vivir en coherencia con ello. Esto es un trabajo muy importante, necesario y vital pero incompleto. Ignorar las flaquezas es también necesario. Hay que integrarlas en el trabajo de autoconocimiento para que éste sea completo y nos lleve a la maestría.

Carl Jung lo explicaba como “Growth Toward Wholeness“. Vendría a ser como “crecimiento hacia la plenitud”.

En el libro: Mastering Leadership: An Integrated Framework for Breakthrough Performance and Extraordinary Business results de Robert J. Anderson y William A. Adams, se desarrolla de forma brillante este concepto.

Hay dos corrientes de necesarias para la transformación y el crecimiento hacia la maestría en el liderazgo. Ganar en eficacia y habilidad en el liderazgo requiere que seamos excelentes navegando en dos corrientes, la ascendente y la descendente

La corriente ascendente significa orientar nuestra vida y el liderazgo a nuestras nobles y más altas aspiraciones. Es cuando el trabajo es de vivir desde nuestro Propósito y nuestros valores. Es cuando nos comprometemos en vivir conforme a lo que es importante para nosotros. Definimos una Visión y vamos a por ella. Esto es la base de la corriente ascendente. Le llamaremos la de carga positiva.

Si nos quedamos aquí, la foto está incompleta. Esta corriente, necesita también la opuesta para generar movimiento.

La corriente negativa significa afrontar nuestros miedos, ser exploradores de nuestros miedos descendiendo a las más profundas cavernas de nosotros mismos que no conocemos y por tanto viven en nuestro inconsciente, o bien no queremos ver lo que allí existe porque no nos gusta.Sin el trabajo de descenso, de carga negativa, no hay plenitud o integralidad (Wholeness), la foto está incompleta.

Este camino de descenso no es nada fácil. Muchas veces no tenemos la confianza o la valentía de ir allí; o no nos apetece. Por ello, son pocas las personas que lo recorren y son pocos los que muestran un liderazgo maestro.

Ken Wilber, otro sabio del que he escrito en otras entradas lo llama, descender para transcender. La transformación necesita que aceptemos y contactemos con las creencias (en muchas ocasiones suposiciones y ilusiones inventadas por nuestro ego) que habitan en la base de nuestros miedos. Esta aceptación de estas partes de nosotros, nos lleva a respetarnos y amar lo que somos. Este es un paso crucial para respetar y amar a los demás. Para ser compasivos con nosotros y con los demás. Brené Brown, en su libro, Los Dones de la imperfección comparte su profunda investigación sobre la vergüenza y la compasión. Creo que es genial cuando apunta citando a Pema Chödrön (monja budista americana) “La práctica de la compasión asusta. Implica que aprendamos a relajarnos y que nos demos permiso para avanzar con suavidad hacia aquello que nos produce temor”.

Implica pues quedarse, no huir, no esconderse, ni querer resolver o cambiar lo que existe en mí. Ser compasivo con los demás significa ser empáticos, respetar, sostener a los demás allí donde están y no tener el impulso de juzgarles, rechazarles o “arreglarles”. Esta práctica de la corriente descendente es una forma muy poderosa de cambiar la forma con la que solemos relacionarnos con los demás; pasar de unos esquemas de juicio, miedo y separación, a esquemas basados en el amor, el respeto y la conexión.

Muchos clientes se preguntan, ¿Qué ocurre después del descenso? Antes de sumergirse en esas aguas profundas quieren saber que van a ganar. Yo comparto lo que obtengo yo cada vez que realizo una inmersión.

Descubro que los miedos y creencias que me retienen y consumen mucha de mi energía, no son lo grandes y reales que lo que parecen desde lejos. Te acercas, aceptas y te quedas allí y te das cuenta que no son tan fuertes. De cerca se ven más pequeños, manejables e incorporables para crecer de ellos. Esto es lo que también los clientes destacan sobre estas dinámicas.

Este concepto de la energía es para mí la clave. Todos estos miedos y aspectos que no nos gustan de nosotros consumen mucha de nuestra energía, ya que creamos unas poderosas estructuras de seguridad y protección para que no sean vistos en el exterior. Pensamos que si los demás lo ven por alguna rendija de nuestro comportamiento seremos rechazados o nos sentiremos avergonzados. Al encontrarnos con la sombra, al recorrer la corriente descendente liberamos energía que podemos dedicar a la corriente ascendente.

Esto es un ejercicio de liberación y revitalización bestial

Si conectamos la corriente positiva, con la negativa desde la auto-observación pausada, desapegada y compasiva de nosotros (carga neutra), provocamos energía, electricidad que nos pone en marcha en el camino de la transformación.

Cuando lo conseguimos abrazamos nuestra autenticidad, mejoramos en la gestión de nuestras emociones y ampliamos consciencia y perspectiva. Estos son los pilares de la maestría personal y el liderazgo.

 

Si desconectamos la carga positiva, la corriente ascendente, nos bloqueamos y no hay energía. Si no nos movemos hacia una Visión, si no vivimos en coherencia con lo importante para nosotros, si perdemos sentido nos apagamos. Vivimos como robots, repitiendo automatismos, desanimados y sin ilusiones. Es decir, somos zombies. Si desconectamos la carga negativa, la corriente descendente, proyectamos nuestra sombra en los demás, dedicamos mucha energía a esconder lo que no nos gusta y nuestros miedos y vivimos en un espacio empequeñecido desde el que no podemos conectar con nuestras aspiraciones. Estamos también encarcelados sin vitalidad o fuerza para afrontar los proyectos y situaciones que vivimos.

Así pues, poneos el casco, el traje de neopreno y saltad a la barca para descender por los rápidos.

Mantén la atención, la curiosidad y los ojos bien abiertos. En cada salto hacia arriba, y en cada caída, encontrarás regalos. Vale la pena. Saldrás impulsado en algún momento hacia la corriente ascendente, hacia ver y creer en tú mejor versión: Tu Yo más creativo y brillante capaz de vivir en coherencia con lo importante para ti. Estarás vivo y revitalizado!

Un abrazo.

Daniel

10 Comments

  • Alex Diaz

    18th febrero 2017 at 16:16

    Maravilloso Daniel

    La vida, en su experta experiencia de miles de años de aprendizaje y cambio permanente, es conocedora de todas las cosas. Solo desde la integridad, la honestidad, la generosidad, el respeto a uno mismo, la confianza en el buen hacer, el aprecio, la constancia, la disciplina y demás adjetivos que podamos poner por el camino, pero que estén dirigidos por la batuta del amor en la orquesta de la vida, tiene la llave para el éxito y este, quizá sea simplemente eso, enseñar a vivir, vivir bien, desde una ininterrumpida demostración de amor en todos esos adjetivos que podamos poner en el conocimiento hacia uno mismo, que son recibidos por todos y que vienen dados desde la integridad, de permitirse corregir el error en uno mismo y así, podrá ser entendido en el resto. Porque siempre que las cosas suceden, suceden por lo mismo. Lo Importante, saber disfrutar de nuestra verdadera esencia, para poder enseñar a aprender. En definitiva, enseñar a amar.

    Un afectuoso abrazo amigo. Me ha encantado este artículo. Gracias

    Responder
    • Daniel Poch

      19th febrero 2017 at 19:22

      Hola Alex. Gracias por tus comentarios y reflexiones. Siempre son geniales.integridad, generosidad, respeto y confianza valores clave para la madurez y el crecimiento personal. Disfrutar de nuestra esencia, otra fantástica línea de trabajo. Gracias por escribir y enriquecer el post! Un abrazo!

      Responder
  • Carol

    21st febrero 2017 at 18:42

    Molt revelador ! Llegit sembla senzill, però a la pràctica canviar creences i actituds envers un mateix arrelades desde fa anys…és un veritable repte! Mantindrem els ulls ben oberts i disfrutarem dels regals que ens aportin els dos sentits del corrent.

    Responder
    • Daniel Poch

      22nd febrero 2017 at 00:06

      Hola Carol,
      Gràcies per la teva reflexió. Com molt bé dius no és fácil canviar el nostre sistema de creences que tan intensament hem anat construint i que ens ha servit tan bé per a ser qui som. Per a mi, la clau és fer update, tenir una altra mirada sobre aquest sistema, agafar distancia per poder tenir llibertat per escollir. Ulls oberts i a seguir creixent en totes direccions. Gràcies!

      Responder
  • Jordi Torres

    22nd febrero 2017 at 07:54

    Gràcies per aquest nou post, Dani. Enfrontar-nos a les nostres pors és dificil, costa, però és necesari per equilibrar el nostre JO ideal amb el nostre JO real. Entenc que no es poden ignorar les debilitats, ans al contrari, s’han d’investigar per poder-les equalitzar amb les fortaleses, com en un DAFO. La investigació profunda, sincera i humil del teu JO més amagat és vital per contruir un autolideratge eficaç i que pugui repercutir en un lideratge potent del teu entorn, equip, familia, etc…
    Una abraçada. Gràcies un cop més pel teu guiatge.

    Responder
    • Daniel Poch

      22nd febrero 2017 at 09:16

      Hola Jordi. Com molt bé dius no és un camí fàcil de recorrer, però és necessari i beneficiciós. Una abraçada i gràcies per les teves bones paraules. Seguim!

      Responder
  • Ximo

    28th febrero 2017 at 09:06

    Me gusta la metáfora de las dos corrientes. La ascendente es, chula, agradable y necesaria.
    Cuando acompañamos a los clientes a “bucear” un poco ahí donde la luz escasea es cuando más los ayudamos. ¡Es tan adictiva la autojustificación y el auto engaño! Incluso en personas muy potentes intelectualmente y cultas. Aclarar los conceptos del sesgo de confirmación y disonancia cognitiva suele resultar práctico al inicio. Las creencias son acumulativas y tienen gradientes, y son como un antídoto para la mente abierta. Las creencias que encontramos en la corriente descendente tienen el mismo efecto en la mente que la cal en el agua a través de las cañerías o en los electrodomésticos. Gracias Dani.

    Responder
    • Daniel Poch

      28th febrero 2017 at 10:52

      Gracias Maestro. Cómo enriqueces a todos con tus contribuciones. Sesgo de confirmación y disonancia cognitiva son clave. seguramente debemos escribir y trabajar con ello! Mente abierta y bucear todas las corrientes! Un abrazo!

      Responder
  • MARTA

    6th abril 2017 at 22:51

    Querido Daniel,
    Hoy en el PDL de la UFV he disfrutado como una cría, en esa proyección de mi visión, en esa corriente ascendente. Me cuesta el ejercicio del buceo, aunque efectivamente es necesario pues lo peor es que partamos de un engaño a nosotros mismos, y si uno de nuestros valores es la honestidad, debes comenzar por ti mismo. Seguiré el consejo y me sumergiré en profundidad confiando en encontrar barreras o miedos más pequeños de lo que presupongo….. y así de paso, cumplo con uno de los 4 acuerdos de Miguel Ruiz (no hacer presunciones).

    Ahora bien, si alguien con maestría se mueve como pez en el agua nadando en la corriente ascendente y en la descendente, que le hace mejor o peor líder ? La mayor grandeza de su visión? La visión que entraña un amor más grande? La que genera efectos trascendentes beneficiosos, contagia y vuelve este mundo mejor?

    Es una reflexión después de los dos intensos días que acabo de vivir. Gracias por tu generosidad. Ojalá esa visión del liderazgo la contagies por donde vayas para que haya cada vez más líderes auténticos que cambien el mundo.

    Gracias

    Responder
    • Daniel Poch

      7th abril 2017 at 07:10

      Buenos días Marta,
      Gracias por tus palabras. Es un honor y me siento agradecido de encontrar personas que se apasionan aprendiendo y se comprometen al 100% por conocerse mejor, ser mejor persona y hacer una contribución significativa al mundo que les rodea. He disfrutado yo también contigo en la sala.estar abierto, curioso y navegar las dos corrientes es básico para evolucionar y crecer. El beneficio de este esfuerzo de nado ascendente y descendente es extraordinario. Te hace mejor persona sin duda, más responsable de tu impacto y desarrolla una sabiduría en el manejo de tus emociones: Te permite construir mejores relacione contigo mimo y con los demás. Refuerza tu compromiso con lo que es importante para ti y te permite encontrar la forma de actuar y tomar decisiones en integridad y coherencia contigo mismo. Algo que es importante creo, te permite ser más compasivo contigo, aceptar tus luces y tus sombras y las de los demás. También desarrollas el perdón, para perdonarte y recuperarte cuando te caes y poder levantarte de nuevo.De nuevo, te permite perdonar a los demás. En definitiva, ejercitas un valor fundamental para la vida que es el amor. Un abrazo fuerte y espero seguir explorando juntos.

      Responder

Deja un comentario