¿Eres un líder facilitador o un estorbo?

En AddVenture, llevamos unos años acompañando equipos directivos en su camino de evolución hacia equipos alto rendimiento a los que todos deseamos pertenecer.

Para desempeñar con éxito este trabajo de acompañamiento, hay una serie de principios, que como Coach de equipos o facilitador uno debe estar sólidamente enraizado. Sin ellos, creo que no ejercemos realmente como facilitadores.

Cuando los leas probablemente te parezcan obvios, pero explorados con profundidad configuran una mirada y un trabajo con equipos realmente valioso.

Los comparto con vosotros porque los líderes con los que los trabajo dicen que les ayudan a entender mejor su rol y les permite configurar una perspectiva sobre como relacionarse con los equipos muy provechosa.

“…Si creemos firmemente en que el equipo es suficientemente creativo, con recursos y capaz por si mismo de alcanzar la excelencia, provocamos una atmósfera naturalmente positiva y estimulante; generamos la posibilidad del éxito que todos anhelamos!”

Estos principios los aprendí de Phil Sandhal, un maestro en el Team Coaching y creador de una aproximación al trabajo con equipos excepcional.

¿Cuáles son dichos principios?

Principio 1 Los equipos existen para producir resultados

Los equipos tienen una Misión, un Propósito para el cuál existen. Dicha Misión existe independientemente de las personas que desempeñan los distintos roles del equipo.

En muchas ocasiones, algunos directivos utilizan el equipo a su servicio, se focalizan más en completar las expectativas, deseos y necesidades de los miembros, perdiendo fuerza la Misión y los objetivos compartidos. Se pierde transcendencia, el sentido y el servicio que dicho equipo debe aportar. Cuando se presta más atención a los individuos o a las relaciones interpersonales dentro del equipo, que a su Misión, se pierde sentido y perspectiva.

En ocasiones los directivos usan el equipo y el poder que tienen para favorecerse ellos mismos.

En los mejores equipos, existe consciencia clara y compromiso con la misión compartida. Existe una voluntad de servir a la organización y a la sociedad, no una energía de aprovechar, enriquecerse y tomar de la organización en pro del beneficio individual. Cuando la energía mayoritaria es la de tomar de la organización o del equipo se crean tóxicos que hacen que dicho equipo sea insostenible. A su alrededor se crean organizaciones donde no apetece pertenecer, donde uno se siente recurso a utilizar.

Esta es una de las principales fugas de talento y energía que tienen las organizaciones hoy.

Equipo factores

Principio 2 El equipo es un ser vivo

La palabra clave en este principio es “vivo”. Los equipos no funcionan como una máquina. El modelo mecanicista con el que hemos enfocado el Management no nos ayuda en el trabajo con equipos.

Un equipo directivo es una sistema humano, aunque a veces los líderes no muestran su humanidad, no la tienen en cuenta y no la incluyen en su visión. Los equipos tienen su identidad, sus dinámicas impulsoras, sus miedos y sus retos. De manera intrínseca los equipos son complejos, desordenados y caóticos. Muchas de las dinámicas que siguen no tienen explicación lógica; se mueven por impulsos, por dinámicas emocionales y sentimentales que hemos de percibir y saber trabajar con ellas.

Los equipos tienen una historia, un futuro, unos acuerdos explícitos, y muchas veces una cantidad ingente de acuerdos y creencias implícitos que definen su dinámica.

“Cómo líder hay que saber leer lo invisible…”

Como facilitador debemos estar preparados para navegar en la sorpresa, la incertidumbre y los géiseres emocionales que van surgiendo en la vida de un equipo humano.

Los líderes también deben soltar su impulso hacia el control, el orden y la lógica y adentrarse en los terrenos emocionales inciertos para servir al equipo y cumplir con su Propósito de servicio a sus compañías y a la sociedad.

La visión del equipo como motor bien engrasado es muy limitada. Los equipos de alto rendimiento sostenibles están en permanente evolución y sus miembros son conscientes y gestionan las dinámicas con coraje e intencionalidad.

Principio 3 Las personas deseamos formar parte de un equipo de alto rendimiento y deseamos contribuir a dicho fin!

Este es el principio clave como líder y como facilitador, y seguramente necesita contexto para que tenga sentido. En estos últimos meses creo haber entendido con mayor profundidad el significado del mismo.

  • Primer requisito a asumir. Las personas están hechas para estar en comunidad, estamos configurados para la colaboración y el trabajo en equipo. Somos seres incompletos, necesitamos de los demás para acceder a nuestro máximo potencial, y los demás necesitan de nosotros para desplegar toda su magnificencia.
  • Todos llevamos un anhelo dentro de vivir conectados con los que nos rodean, y para servir a los demás de impulsores. En este punto es cuando muchos líderes con los que trabajo me preguntan: ¿Estás seguro de ello? Hay algunas personas de mi equipo que parece que trabajando para boicotear el equipo y a los demás. ¿Todos tenemos este anhelo constructivo y posibilista? En esencia, estoy convencido que la respuesta es si. Lo que ocurre es que en nuestra trayectoria vital, hemos hecho unos aprendizajes y hemos adoptado unas creencias que nos desconectan de nosotros mismos y del anhelo de conexión y encuentro inherente en el ser humano. Llega un momento que uno no sabe ni lo que desea, ni como obtener esta conexión y unión con los demás.
  • Segundo requisito, el líder es un liberador no un empujador! La función principal del líder, del coach o del facilitador (me encanta definir al líder como facilitador), es desvelar que creencias, miedos, prejuicios y motivaciones están moviendo las corrientes en el equipo o contexto de trabajo.
  • Si no hay corrientes contrarias, los equipos evolucionan hacia equipos de alto rendimiento a los que deseamos pertenecer y contribuir. No es la labor del líder empujar los factores clave de positividad y productividad hacia arriba. Su labor es detectar y liberar al equipo de las corrientes que impiden su evolución hacia el máximo desempeño y la sostenibilidad. El líder es un facilitador, desvelador y liberador! Lo mismo podemos decir a nivel individual. Todos las personas en esencia deseamos ser miembros contributivos de equipos brillantes.
  • Por tanto, de base todos deseamos compartir el liderazgo, ser responsables cumpliendo nuestro rol, somos optimistas, deseamos usar los recursos eficientemente…ser miembros que contribuyen a la productividad máxima del equipo y a la positividad (las buenas relaciones).

Todos tenemos ejemplos específicos donde es difícil creer en ello, mi propuesta es que busques en todas las personas y en todos los grupos humanos en los que participas evidencias que demuestren que esto cierto.

Si piensas lo contrario una pregunta útil a sostener es ¿Cómo podría estar yo equivocado?

El mero hecho de situarte en esta búsqueda posibilista te pone en actitud de responsabilidad y servicio, la actitud de un líder que crea contextos de trabajo a los que todos deseamos pertenecer.

Principio 4 El equipo dispone dentro de si los medios necesarios para lograr su potencial

Este principio es en si muy atrevido. Detrás del mismo radica una postura del líder o del facilitador muy impactante. Para entender dicho impacto, veamos el supuesto contrario.

Desde la postura contraria estaremos constantemente en una mentalidad de escasez. Buscando siempre evidencias de que falta, de la debilidad y la necesidad. Siempre encontraremos argumentos y evidencias de que el equipo no podrá desempeñarse sin ti como líder o coach. Creas un mindset de escasez y dependencia: desde esta posición es fácil encontrar problemas que tiene el equipo y aportaremos soluciones brillantes como Coach. Bajo esta mentalidad el equipo acabará sintiendo que no es capaz, que no tiene recursos y que les falta algo para ser un equipo sostenible y de alto desempeño. Esto es falso en esencia. Consolida un esquema de organización de líder (que sabe más, controla y define los designios del equipo con su Super-Visión); sus dotes e inteligencia hacen que sea el punto de referencia a seguir. Los demás somos victimas de éste, sin preparación y somos solamente seguidores. Como seguidor estoy cómodo, sin responsabilidades a asumir y en posición de inocente. Parece cómodo a corto plazo pero con el tiempo va generando desconfianza en uno mismo, discapacidad y dudas.

“Todos deseamos hacer la máxima contribución y sentirnos realizados cumpliendo con nuestra responsabilidad y contribución”

Por ello, este esquema es completamente insostenible e insatisfactorio. El esquema mental clave aquí es el de abundancia. Una postura atrevida. El equipo tiene todos los medios para alcanzar su excelencia. Tiene la capacidad creativa para superar todos los retos que se le presentan. Juntos encontrara la mejor configuración cada vez para superar el reto y poder celebrar plenamente la consecución de los logros, sabiendo todos sus miembros que han contribuido con todo lo que tenían y podían disponer en cada momento.

Con esta mirada empoderadora, los equipos son más hábiles para responder a los retos y al entorno VUCA en el que se encuentran. El liderazgo se activa en todos los miembros del equipo y se configuran las mejores dinámicas posibles ante el contexto determinado del momento por el que pasa el equipo. Los equipos se convierten en autosuficientes y no depende de personas o factores exteriores.

Esta es la verdadera función del líder-facilitador o del coach de equipos

Crear las condiciones para que el equipo evolucione hacia su crecimiento natural. Esta es la aproximación que nos funciona en AddVenture y que impacta con tanto éxito en los equipos directivos con los que trabajamos.

Identificamos y facilitamos al equipo los mecanismos que ya dispone para el borrado de todo aquello que no les permite crecer hacia dónde naturalmente desean como individuos y como equipo.

“…Si creemos firmemente en que el equipo es suficientemente creativo, con recursos y capaz por si mismo de alcanzar la excelencia, provocamos una atmósfera positiva y estimulante; generamos la posibilidad del éxito que todos anhelamos!”

Esta es una afirmación radical, valiente y humilde para el líder o el Coach. Esta es el pilar clave para dejar que los equipos evolucionen de forma natural hacia dónde tienden si lo se lo impedimos nosotros.

¿eres facilitador o estorbo? 

La gestión del ego del coach o el líder es fundamental. La solución está en la mirada y en nuestras creencias, que configuran un apostura frente al equipo de empoderamiento o de limitación. ¿empoderas o limitas? Explora tu esquema mental, tu lógica de acción para que todas las personas y la red de relaciones de tu entorno florezca con fuerza.

Activa tu liderazgo para vivir mejor y generar entornos atractivos y estimulantes de vida!

2 Comments

Deja un comentario